PUERTOie el Mercado de la Innovación y Emprendimiento

Startup

Emigraron a México, emprendieron y hoy facturan US$ 4 millones con un innovador software para las empresas

Emigrar nunca es sencillo. Dejar familia, amigos y afectos para iniciar un nuevo camino en otro país es un desafío tanto emocional como mental. Y si en el medio de ese proceso se decide emprender, las dificultades pueden ser aún mayores. 

Sin embargo, en toda Latinoamérica hay argentinos que decidieron, por algún motivo u otro, realizar este camino. Como es el caso de los fundadores de RD-IT, una empresa nacida en México como consultora tecnológica y que hoy brinda uno de los productos más innovadores del mercado. 

“Los tres fundadores originales de la compañía somos argentinos e ingenieros industriales. Nos fuimos a México a vivir porque estábamos expatriados en ese momento por otra empresa argentina que hacía temas más de nicho de telecomunicaciones”, cuenta Gonzalo Palacios, CEO de la compañía, a Forbes Argentina. Y agrega: “Yo tenía 26 años en ese momento y hoy tengo 40. Abrimos la oficina de México de esa empresa pero teníamos ganas de emprender y decidimos hacer algo propio”.

Con el foco puesto en la tecnología en general, los tres argentinos fundaron RD-IT en 2011. “Originalmente, lo que queríamos hacer era consultoría tecnológica para Latinoamérica que sea pragmática y focalizada en la región”, recuerda Palacios en la charla. 

 

Cuáles son las tres reglas de oro para emprender en la Argentina
 

– ¿Cuál era el diferencial que querían dar?

– Veíamos que la mayoría de las compañías contrataban a las grandes consultoras que tenían manuales gringos o europeos. Pero cuando querían aplicar eso a los contextos latinos, era inaplicable. Porque México, Brasil, Argentina tienen contextos muy diferentes. Creo que la clave del éxito en los primeros meses fue justamente eso. Porque lo que hacíamos se podía concretar en algo real. No era un power point lindo que quedaba en un cajón tirado.

– ¿Fueron difíciles los primeros meses?

– Al principio éramos una empresa sin renombre. Si bien teníamos mucho contacto corporativo por nuestras experiencias anteriores, no dejábamos de ser tres tipos que hacíamos todo. Creo que esa confianza que tenían de conocernos fue lo que llevó a los primeros clientes a confiar en que podíamos ofrecer algo disruptivo. 

 

El crecimiento de la empresa

Al tiempo se sumaron dos socios más a la empresa y todos juntos identificaron una oportunidad de negocios. “Tecnología, sobre todo en las corporaciones, es una bolsa negra. Las personas no entienden cuál es el negocio. Saben que la tecnología da servicio pero solo reciben la parte final. Todo lo que está detrás no lo comprenden o no lo pueden monetizar”, explica Palacios.  

Para cambiar eso, los emprendedores decidieron crear una herramienta que funcionara para abrir esa bolsa de gasto y se pueda visualizar qué impacto tiene cada billete que sale de la compañía como inversión para tecnología.  

“Nuestro primer cliente fue Grupo Modelo, la cervecera. Fueron los primeros que confiaron en ese producto que era un MVP. Salimos a andar y avanzamos con el producto y la consultoría”, recuerda el CEO. 

– ¿Cuándo dan el salto?

– En el 2017 tuvimos nuestra gran disrupción cuando nos contrata Santander. Ellos necesitaban, aparte de todo lo que podíamos ofrecer, que se automatizaran ciertos procesos. En esto de ser emprendedor y no decirle no a un cliente, dijimos vamos y desarrollamos un software que se llama HOLO, que es nuestro producto estrella. 

– ¿Qué es lo que hace?

– Se automatiza cualquier proceso de negocio. YPF lo usa para acceso a pozos petroleros y, siendo sincero, nosotros no lo creamos para eso. Otro cliente, que es una de las casas de empeño más grandes de México, lo usa para vender a través de la plataforma los autos que empeña. También estamos en áreas legales, compra-venta, etc. Y eso fue lo más rico del proceso, porque salimos de los sectores en los que estábamos al principio y el producto tomó una dimensión realmente muy grande. 

Son argentinos pero terminaron en México por una empresa de telecomunicaciones. En 2011 fundaron su propia compañía de consultoría tecnológica y hoy tienen operaciones en Argentina, Colombia, México y Canadá.
12 Septiembre de 2022 08.00
Emigrar nunca es sencillo. Dejar familia, amigos y afectos para iniciar un nuevo camino en otro país es un desafío tanto emocional como mental. Y si en el medio de ese proceso se decide emprender, las dificultades pueden ser aún mayores. 

AD
AD
AD
AD
AD
AD
 
Sin embargo, en toda Latinoamérica hay argentinos que decidieron, por algún motivo u otro, realizar este camino. Como es el caso de los fundadores de RD-IT, una empresa nacida en México como consultora tecnológica y que hoy brinda uno de los productos más innovadores del mercado. 

 

 
Gonzalo Palacios, CEO de RD-IT
 

MIRA TAMBIÉN
 

Sin Cristina y sin la oposición, Alberto Fernández encabezó la «Misa por la paz y fraternidad» en Luján

 

«Solo una cuestión de tiempo»: el comodín crypto que se prepara para una gran bomba de la FED
“Los tres fundadores originales de la compañía somos argentinos e ingenieros industriales. Nos fuimos a México a vivir porque estábamos expatriados en ese momento por otra empresa argentina que hacía temas más de nicho de telecomunicaciones”, cuenta Gonzalo Palacios, CEO de la compañía, a Forbes Argentina. Y agrega: “Yo tenía 26 años en ese momento y hoy tengo 40. Abrimos la oficina de México de esa empresa pero teníamos ganas de emprender y decidimos hacer algo propio”.

MIRA TAMBIÉN
 

Cuántos millones se liquidaron en el debut del dólar soja

 

Cuáles son las mejores aplicaciones para hacer diseños gráficos sin ser un experto
 
Con el foco puesto en la tecnología en general, los tres argentinos fundaron RD-IT en 2011. “Originalmente, lo que queríamos hacer era consultoría tecnológica para Latinoamérica que sea pragmática y focalizada en la región”, recuerda Palacios en la charla. 

MIRA TAMBIÉN
 

Rivian se asocia con un enemigo y su creador RJ Scaringe, logra 3 mil millones de dólares en un día

 

Bank of America explicó por qué en el mercado de pequeñas empresas hay una oportunidad inigualable
 

MIRA TAMBIÉN
 

Bitcoin estalló repentinamente, pero para los analistas no duraría mucho tiempo

 

Ricardo Delgado, de Analytica: «Massa tendrá que tomar decisiones muy duras, será como el Doctor No»
 
Cuáles son las tres reglas de oro para emprender en la Argentina
 

– ¿Cuál era el diferencial que querían dar?

– Veíamos que la mayoría de las compañías contrataban a las grandes consultoras que tenían manuales gringos o europeos. Pero cuando querían aplicar eso a los contextos latinos, era inaplicable. Porque México, Brasil, Argentina tienen contextos muy diferentes. Creo que la clave del éxito en los primeros meses fue justamente eso. Porque lo que hacíamos se podía concretar en algo real. No era un power point lindo que quedaba en un cajón tirado.

 

 

– ¿Fueron difíciles los primeros meses?

– Al principio éramos una empresa sin renombre. Si bien teníamos mucho contacto corporativo por nuestras experiencias anteriores, no dejábamos de ser tres tipos que hacíamos todo. Creo que esa confianza que tenían de conocernos fue lo que llevó a los primeros clientes a confiar en que podíamos ofrecer algo disruptivo. 

 

El crecimiento de la empresa

Al tiempo se sumaron dos socios más a la empresa y todos juntos identificaron una oportunidad de negocios. “Tecnología, sobre todo en las corporaciones, es una bolsa negra. Las personas no entienden cuál es el negocio. Saben que la tecnología da servicio pero solo reciben la parte final. Todo lo que está detrás no lo comprenden o no lo pueden monetizar”, explica Palacios.  

 

Fundadores de RD-IT
 

Para cambiar eso, los emprendedores decidieron crear una herramienta que funcionara para abrir esa bolsa de gasto y se pueda visualizar qué impacto tiene cada billete que sale de la compañía como inversión para tecnología.  

“Nuestro primer cliente fue Grupo Modelo, la cervecera. Fueron los primeros que confiaron en ese producto que era un MVP. Salimos a andar y avanzamos con el producto y la consultoría”, recuerda el CEO. 

– ¿Cuándo dan el salto?

– En el 2017 tuvimos nuestra gran disrupción cuando nos contrata Santander. Ellos necesitaban, aparte de todo lo que podíamos ofrecer, que se automatizaran ciertos procesos. En esto de ser emprendedor y no decirle no a un cliente, dijimos vamos y desarrollamos un software que se llama HOLO, que es nuestro producto estrella. 

– ¿Qué es lo que hace?

– Se automatiza cualquier proceso de negocio. YPF lo usa para acceso a pozos petroleros y, siendo sincero, nosotros no lo creamos para eso. Otro cliente, que es una de las casas de empeño más grandes de México, lo usa para vender a través de la plataforma los autos que empeña. También estamos en áreas legales, compra-venta, etc. Y eso fue lo más rico del proceso, porque salimos de los sectores en los que estábamos al principio y el producto tomó una dimensión realmente muy grande. 

 

 

– ¿Qué relevancia tiene en este proceso la predisposición de los directivos de las empresas con las que trabajan? 

– El rol del CIO con una mentalidad de sentarse en la mesa y que entiende de negocios empezó hace 4 o 5 años. Era un proceso que ya venía dándose pero se aceleró con la pandemia. Hoy creo que todos aquellos CIOs que no entienden de negocio o son simples ejecutores de mantener infraestructura o software, quedan afuera del mercado. Hoy definitivamente la tecnología es estrategia pura porque los negocios que no estaban digitalizados ya lo hicieron o lo están haciendo. 

 

Las operaciones de RD-IT

Según cuenta Palacios, “hoy como consultoría de nicho son competidores de las consultoras más grandes”. “Sobre todo en México. En Argentina tenemos un posicionamiento medio con grandes clientes como YPF, Edenor y Metrogas. Pero no tanto como en México. Y en Colombia tenemos proyectos pero no es el gran atractivo”, destaca el CEO. 

– También se expandieron a Canadá. ¿Cómo surge esa posibilidad?

– En el año 2021, en verdad iba a ser en 2020 pero se atrasó por la pandemia, pensamos en cambiar la mentalidad solo Latam. Y las opciones eran: Brasil, Estados Unidos y Canadá. Decidimos ir por Canadá donde iniciamos operaciones a finales del 2021 y el próximo objetivo es ir por Estados Unidos. Si Dios quiere, empezaríamos a operar allí el año que viene. 

– ¿Cuál dirían que es su base de operaciones?

– El 70% de nuestro headcount está en México. Es nuestro hub más grande y el país de mayor facturación. Somos 75 personas y el 70% trabaja en México. Colombia es muy pequeño en estructura, tiene solo dos o tres personas y Canadá es similar porque recién está arrancando. Y Argentina tiene el resto. 

– ¿Cómo son sus ingresos?

– El 55% de nuestro revenue es consultoría. Pero el vertical de productos está creciendo mucho y seguramente pase al de consultoría. Sobre todo en los mercados donde no somos tan conocidos, el producto es muy atractivo para las empresas y pega con rapidez. De todas formas, el vertical de consultoría sigue existiendo porque el 80% de la venta que hacemos anual es a clientes que ya tenemos. 

– ¿Y la facturación? 

– Nosotros facturamos 4 millones de dólares entre todas las operaciones. Y la meta que tenemos para el 2022, y por suerte venimos cumpliendo los objetivos, es que la compañía crezca un 30%. Eso nos dejaría bien parados para poder hacer la expansión a Estados Unidos en 2023. 

– ¿Qué potencial le ves a la Argentina?

– El gran problema de la Argentina no es el contexto. Es un país donde se puede hacer mucho dinero y hay muchos emprendedores que hacen mucho dinero en el país antes de realizar expansiones y volverse unicornio. El problema para mi es la seguridad jurídica. Creo que estamos acostumbrados a estar en esa incertidumbre que no nos permite pensar más allá y que nos lleva a barajar varios escenarios a la vez. Y por eso muchos argentinos son exitosos emprendiendo. Porque estamos acostumbrados a volantear constantemente. El argentino como emprendedor es espectacular porque es polirubro. Pero el día que solucionemos el tema de la seguridad jurídica, creo que todo va a ser para mejor. 

Deja una respuesta