PUERTOie el Mercado de la Innovación y Emprendimiento

Tecnología

Esta IA de Meta puede traducir 200 idiomas en tiempo real, y así puedes probarla

Meta ha desarrollado una inteligencia artificial que es capaz de traducir entre 200 idiomas en tiempo real, incluyendo algunas lenguas africanas y asiáticas menos habladas. Los primeros resultados son impresionantes.

Los avances en inteligencia artificial no se detienen y algunos de ellos tienen un potencial de uso muy impactante de cara al futuro. Tal es el caso de NLLB-200, un modelo de IA desarrollado por Meta que ya es capaz de traducir 200 idiomas en tiempo real. La tecnología forma parte de un proyecto desarrollado por la firma de Mark Zuckerberg bajo el nombre No Language Left Behind (Ningún idioma se queda atrás), que se lanzó hace apenas seis meses.

Uno de los puntos más interesantes de esta inteligencia artificial es que se puede utilizar para traducciones desde lenguas africanas y asiáticas que no se suelen encontrar en herramientas de este tipo. Y lo mejor es que el proceso entre dos idiomas se realiza de forma directa; es decir, sin pasar por el inglés como un punto intermedio.

De acuerdo con los investigadores, esto último es especialmente complejo. Esto se debe a que los recursos para entrenar la inteligencia artificial son escasos cuando se trata de lenguas muy específicas. En especial si se tiene en cuenta que la información a utilizar proviene muchas veces de la web.

Para mostrar la capacidad NLLB-200, Meta ha lanzado una demostración que se puede utilizar para “jugar” con las traducciones. La misma consiste de una serie de libros que se pueden traducir en tiempo real desde su idioma original hacia una amplia variedad de otras lenguas. Así, por ejemplo, nos encontramos con historias escritas en birmano, jémer, somalí o indonesio que se pueden traducir en segundos a español, catalán, euskera, inglés, portugués, ruso, ligur, turco, coreano o chino simplificado, entre otros.

La plataforma cuenta con una escala que mide la calidad de traducción de la inteligencia artificial. La misma se muestra junto a los resultados y consiste de tres niveles:

 

 

Experimental: que puede tener errores frecuentes;
Intermedio: que es correcta en la mayoría de los casos pero no está libre de posibles errores;
Avanzado: con errores poco frecuentes a nivel de frases, y que los que se encuentren pueden ser mayormente de estilo.
En relación a esta iniciativa, Mark Zuckerberg destacó:

“La comunicación entre idiomas es uno de los superpoderes que brinda la inteligencia artificial. Pero a medida que avanzamos en nuestro trabajo con IA, mejoramos todo lo que hacemos, desde mostrar el contenido más interesante en Facebook e Instagram hasta recomendar anuncios más relevantes y mantener nuestros servicios seguros para todos”.
La nueva inteligencia artificial de Meta es de código abierto

La idea de Meta es aprovechar No Language Left Behind para desarrollar un “traductor universal”. Es un proyecto que conlleva mucho trabajo, y no sorprende que la inteligencia artificial se entrene con el nuevo superordenador de IA de la compañía. Al fin y al cabo, según Zuckerberg, el modelo capaz de traducir 200 idiomas tiene más de 50.000 millones de parámetros.

Pero más allá de las bondades de NLLB-200 en sí, la gran novedad ha decidido liberar su acceso a los desarrolladores. Sí, la mayor parte de los componentes de este proyecto de inteligencia artificial ahora son de código abierto. Esto significa que cualquiera puede experimentar con ellos y expandir su desarrollo. “Al abrir nuestro código, modelos y evaluaciones, esperamos fomentar aún más la investigación en idiomas de bajos recursos que conduzcan a más mejoras en la calidad de la traducción a través de las contribuciones de la comunidad investigadora”, explicó Meta en GitHub.

Por otra parte, la compañía estadounidense entregará becas de 200.000 dólares para investigadores y organizaciones sin fines de lucro que implementen la inteligencia artificial en usos reales.

NOTA: *No puede haber tanta indiferencia emprendedora a esta tecnología llena de oportunidades de uso y por cierto amenaza a industrias de educación y algunos servicios tradicionales.* Atte. Olibar C°

Leave a Reply