PUERTOie el Mercado de la Innovación y Emprendimiento

Sustentabilidad

Estas baterías de iones de sodio con una vida útil de 50.000 ciclos pueden poner fin a la dependencia del litio

Las baterías de iones de litio son la norma actualmente en la industria. Todos los coches eléctricos e híbridos enchufables cuentan con una batería de iones de litio.

 

El sodio, mucho más abundante que el litio y en casi todos los rincones del planeta, es un buen sustituto del litio en las baterías. El problema es que en la actualidad nadie ha conseguido fabricar una batería de iones de sodio comercialmente viable. Salvo Natron Energy, que afirma que está preparada para iniciar la producción en serie de su batería de iones de sodio.

La escasez de materias primas actual pone de manifiesto la fragilidad de las cadenas de producción que dependen de materiales raros y por tanto caros. Por no mencionar la dependencia que tiene la industria del litio. Es ahí donde las baterías de iones de sodio podrían tener un papel importante.

En un comunicado Natron y Clarios International, fabricante de tecnologías de baterías de bajo voltaje para la movilidad, colaborarán para fabricar las primeras baterías de iones de sodio producidas en serie a gran escala a partir de 2023.

Las baterías de iones de sodio de Natron, asegura la marca, no contienen litio, cobalto, níquel, cobre ni otros minerales que se han visto afectados por la reciente volatilidad de los precios en la cadena de suministro de iones de litio.

Al mismo, al no usar materias primas procedentes de zonas de guerra, ni que dependan de proyectos mineros en el otro lado del planeta, Natron asegura la disponibilidad de sus baterías a un precio estable. Según Natron, además, estas baterías no experimentan desbordamiento térmico, lo que las hace seguras para su transporte y eliminación sin riesgo de incendio.

Una vida útil de hasta 50.000 ciclos

En la actualidad, las baterías de Natron se utilizan principalmente para aplicaciones en las que la energía es algo crítico, como centros de datos y redes de telecomunicaciones. La marca asegura que las aplicaciones futuras podrán incluir también los vehículos eléctricos y el almacenamiento de energía en red.

A día de hoy es un poco pronto para vislumbrar una aplicación en el campo de los coches eléctricos, pues la densidad energética de sus baterías es inferior a la de las de iones de litio. Natron afirma, que en términos de volumen, su diseño ofrece una densidad de potencia volumétrica entre la del plomo-ácido y la de iones de litio, pero recalca que tiene una vida útil de más de 50.000 ciclos de carga y descarga. Es algo sencillamente inaudito.

Las primeras aplicaciones en vehículos eléctricos se podrían dar en vehículos industriales, como carretillas elevadoras. Sin embargo, habida cuenta de su, en teoría, enorme vida útil capaz de aguantar 50.000 ciclos, podría servir como batería intermedia (búfer) en las estaciones de carga de los coches eléctricos en los momentos de picos de demanda, ya sea a nivel de la estación o de la red eléctrica.

Los progresos realizados con las baterías de iones de litio en los últimos años, y la prometedora tecnología de las baterías de estado sólido, hacen que las baterías de iones de sodio para el automóvil no sean, al menos de momento, una solución que la industria contemple.

Sin embargo, su aplicación en numerosos otros campos es también una buena notica, pues son sectores que ya podrían no necesitar litio, reduciendo así la demanda de un recurso cuya explotación no siempre es la mejor para el medio ambiente. O en todo caso, dejando el litio para las industrias que de momento no pueden funcionar sin el litio.

Leave a Reply