PUERTOie el Mercado de la Innovación y Emprendimiento

Educación

Una canasta vacía puede ser la diferencia entre poder y autoridad

Así como una imagen vale más que mil palabras, una historia adecuada ilustra más que cien libros. La esposa del Faraón de Egipto había perdido muchos hijos en su vientre. Este parto, seguramente, era su última oportunidad para darle un heredero al Faraón. Rodeada de médicos y sirvientas el dolor de su vientre fue en aumento hasta que explotó en un grito de dolor liberador y, simultáneamente a su muerte dio un parto de cinco hijos, cuatro de ellos varones y una niña. El Faraón crió con amor y dedicación a sus hijos, dándoles la educación de futuros gobernantes a los varones y de princesa a la hija.

Pasados los años y crecidos sus hijos, el Faraón se enfrentó al dilema de escoger a su sucesor. Dado que todos habían nacido en el mismo parto, no había un primogénito a quién el derecho le correspondiese naturalmente. Consultó con el Consejo de Ancianos: “Qué debo hacer? ¿Cómo elegir a mi sucesor? Quizás deba dividir el Imperio en cuatro reinos para ser justo con todos ellos.” Los sabios respondieron: “No, majestad, dividir el Imperio implica debilitarlo y ello acarreará su destrucción. Además, usted tuvo cinco hijos y sería injusto con su hija. Lo mejor es hacer un concurso entre ellos y el que traiga el proyecto que más beneficie a Egipto, ese sea el escogido”. Satisfecho con la sabiduría del consejo recibido, el Faraón citó a sus hijos -incluida la hija- y les dijo: “Tienen seis meses para plantear el Proyecto más beneficioso para Egipto, quién así lo haga será elegido mi sucesor.” Seis meses después los cinco hijos se congregaron en el Salón del Faraón portando los varones gran cantidad de maquetas y planos, y la hija una canasta vacía. El Faraón escuchó por turno los proyectos. Cada cual superaba al anterior: un sistema de caminos para el Reino, un sistema de canales de riego, un sistema de silos para las cosechas, un sistema de puertos para el comercio… Era difícil pensar en uno que superase en beneficios al otro.

La discusión para analizar el valor de cada uno, sin duda sería ardua, problemática y difícil. Sin embargo, al llegar el turno a la hija ésta mostró su canasta vacía y dijo: “Padre, yo traigo una canasta vacía que hoy vale tanto como las maquetas que has visto. Nadie puede decir qué obra es la mejor hasta no verla hecha y, para ese entonces el contenido de mi canasta podría superar en valor a cualquiera de ellos.” Todos quedaron sorprendidos por el enunciado, pero el Faraón y el Consejo de Sabios estuvieron de acuerdo en que discutir el valor de los proyectos no tenía más sentido que discutir el valor del contenido de una canasta vacía. Entonces la solución fue obvia: los recursos del reino se emplearían para el desarrollo de los proyectos durante dos años y, al cabo de ese tiempo se analizaría el beneficio real de cada obra para el Reino. Pasaron los dos años de febril actividad y llegó el momento de presentarse al Salón del Trono.

 
Cada uno de los hijos venía orgulloso con gran cantidad de documentos y asesores para demostrar que su obra había sido la más beneficiosa al Reino. Y la hija llegó con su canasta vacía. A su turno, cada hijo expuso el valor de las obras hechas: cómo ahora el sistema de riego había aumentado las cosechas, cómo el sistema de caminos permitía que esas cosechas llegasen hasta el último rincón del Reino, cómo el sistema de silos permitía almacenarlas de modo limpio y seguro, cómo los nuevos puertos eran fuente de comercio y prosperidad. Al llegar el turno de la hija, esta señaló su canasta y dijo: “Padre, tal como lo anuncié, el tiempo me permitiría dar valor al contenido de esta canasta. Ahora lo veis: gracias a mi canasta vacía el Reino tiene canales, caminos, silos y puertos. Sin ella sólo hubiésemos tenido proyectos y una larga discusión para ver cuál era el mejor sin que nunca ocurriese nada.” Los cuatro hermanos se dieron la vuelta, sorprendidos y azorados, y tras un momento de vacilación se arrodillaron frente a su hermana. Y así Egipto tuvo su primera Emperatriz.

La joven de la historia, con inteligencia, mostró el liderazgo requerido para la función que iba a desempeñar. Muchos jóvenes empresarios se encuentran frente a un reto cuando están por acceder a un puesto importante en un negocio y pueden caer en una trampa común: creer que el poder comienza y termina con un nombramiento, la obtención de un puesto. La autoridad —a diferencia del poder— implica conocimiento y requiere de esfuerzo: se gana a través de credibilidad, confianza y respeto. 

No es un secreto que las grandes empresas están adoptando modelos de trabajo basados en la colaboración, la conformación de equipos multidisciplinarios y la inteligencia colectiva. En este contexto, el poder se vuelve estéril cuando no hay verdadero liderazgo que lo respalde. A continuación, quiero compartir tres razones para asumir con responsabilidad este reto. 

1. Empoderamiento es compromiso: Proponer una buena idea, tomar decisiones y establecer reglas son acciones importantes en una empresa, pero confieren un poder limitado. Un verdadero liderazgo requiere transferir parte de ese poder a los colaboradores. El empoderamiento lleva a la autonomía de los equipos de trabajo y al compromiso de todos los involucrados. Suena sencillo, pero el líder debe estar preparado para guiar estos esfuerzos, identificar talentos, despertar el interés y motivar a su equipo de trabajo.

2. Ostentar el poder no equivale a tomar buenas decisiones: John Antioco fue un destacado CEO de Blockbuster; de hecho, el único capaz de ver lo que se avecinaba con la llegada del streaming y proponer soluciones para su empresa. Antioco fue despedido, sus jefes prefirieron una estrategia a corto plazo que significó la quiebra. El poder, en ocasiones, se convierte en arrogancia y no permite tomar buenas decisiones. Como explica el artículo “To Be a Better Leader, Give Up Authority”, la renuncia al poder no implica una pérdida, sino la posibilidad de liderar al equipo de trabajo hacia la mejor estrategia de negocios, sacando provecho de la experiencia y el talento de los colaboradores.

3. ¿Liderazgo sin autoridad?: Las nuevas estructuras empresariales que ya he mencionado no requieren de gestionar, ordenar o poner límites. El camino para hacer que los otros quieran lo que el líder y la empresa quieren está en el desarrollo de habilidades interpersonales como la escucha activa, la comunicación no verbal, la gestión de las emociones o la autoconsciencia. 

Inspirar, favorecer emociones positivas y privilegiar la innovación pueden parecer una canasta vacía, pero son el camino del líder para alcanzar con éxito la autoridad que esperan de él su empresa y sus colaboradores.

Deja una respuesta