PUERTOie el Mercado de la Innovación y Emprendimiento

Inmobiliaria

Air Bee & Bee: una cabaña de madera sostenible para convivir con abejas en Italia

Desde hace algún tiempo, el paradigma de lo que deben ser unas vacaciones ideales está cambiando. Si hace algunas décadas lo que la mayoría deseaba era que llegase el verano para marcharse a pasar una, dos o tres semanas en cualquier playa tostándose al sol y descansando, ahora lo que se busca es lo que se conoce como “experiencias”. En estas, lo importante es lo que se siente y se percibe, de forma que el foco se sitúa, sobre todo, en los aspectos más subjetivos. Y siguiendo esta tendencia, la lista de experiencias a los que puede acogerse cualquiera que quiera hacer turismo es casi infinita, desde nadar con tiburones hasta sumergirse en una ecoaldea rompiendo todo contacto con el mundo exterior, por poner solo dos ejemplos.

Una de estas experiencias es la que ofrece este proyecto que se conoce como Air Bee & Bee. Y sí, como su nombre indica, tiene relación con el mundo de las abejas. Y no, no se trata de una experiencia basada solo en recoger miel de una colmena, sino que va más allá, mucho más allá: dormir con las abejas. Algo que, a priori, puede parecer una auténtica locura, pero que para muchos puede ser una experiencia estimulante de la que disfrutar en una granja de olivos en un pueblo llamado Grottole en el sur de Italia.

 

Detalle de la colmena interior / Wonder Grottole
La idea, como decíamos, es la de meterse en una casa, o mejor dicho, en una habitación con capacidad para dos personas. Construida con madera, su forma no engaña sobre lo que esconde su interior, ya que tiene que parece un panal de abejas. Alrededor se encuentran hasta nueve cajas de colmenas. Y una más colgando del techo cerca de la cama. La buena noticia es que se trata de un lugar seguro. El habitáculo está especialmente diseñado para evitar todo tipo de incidentes con estos ‘animalillos’. 

La casa no tiene electricidad, pero sí dispone de un sistema de luces LED que funcionan con energía solar, una bolsa térmica para que pueda almacenar comida y, cómo no, un “agradable” sonido ambiental generado por las propias abejas. Más allá de este peculiar edificio, el conjunto se completa con otra cabaña donde se encuentra el cuarto de baño. 

 

Dormitorio / Wonder Grottole
La experiencia turística que se ofrece en esta granja italiana no se queda solo en el hecho de pasar la noche rodeada de insectos. Al contrario, para completar esta peculiar experiencia, el propietario, que también es apicultor, enseña a los huéspedes todo lo necesario para entender este oficio.  

Una experiencia solidaria con el medio ambiente y la biodiversidad 

Este proyecto, cuanto menos, peculiar, tiene su parte de reivindicación, ya que fue inaugurado coincidiendo con el Día Mundial de las Abejas. Una jornada que pretende llamar la atención sobre los problemas a los que se enfrenta esta especie, tan importante para la vida en todo el planeta por el papel que juega en la polinización de las plantas.

La construcción fue posible gracias a la ONG Wonder Grottole, a los diseños de David Tagliabue, especialista en estas construcciones, al equipo de veinticinco voluntarios que se pusieron manos a la obra y a todas las personas que participaron en el ‘crowdfunding’ para financiarla. Además, todos los ingresos generados con las visitas (que se pueden gestionar a través de Airbnb), se destinarán a proyectos locales de conservación de abejas. 
 

Leave a Reply